ENEAGRAMA I

En la teoría del Eneagrama consideramos que todo individuo posee una naturaleza esencial o “esencia”, y una personalidad adquirida a lo largo de la vida a la que llamamos “ego”.

La esencia vendría a ser como la potencia pura que nos es propia, algo así como la parte divina que poseemos y con la cual nacemos, pero que una vez que crecemos, nos vamos condicionando, acumulando mecanismos de defensa, creencias y valores materiales, y revestimos a ésta de una falsa imagen, de una oxidada coraza a la que llamamos personalidad o ego.

La personalidad se desarrolla e incluso,podría decir que, es necesaria para sobrevivir en éste mundo, y en cierta medida es la protectora de la esencia. Claro está, siempre que no lleguemos a creer que el ego somos nosotros. El vino no es la botella que lo contiene. Existe un dicho de la tradición oriental que resumiría perfectamente estos dos conceptos: Cuando aprendas a distinguir el recipiente del contenido, habrás alcanzado el Conocimiento.

“La ruta que debes recorrer tú mismo se encuentra en pulir el espejo de tu corazón. No es con rebeldía y discordia como se pule el espejo del corazón, libre del orín de la hipocresía y la incredulidad. Tu espejo es pulido por la certeza; por la pureza sin aleación de tu fe. Si quieres que el espejo refleje el rostro, sostenlo recto y mantenlo pulido. Aunque el sol no escatime su luz, cuando es visto en la niebla parece solo vidrio; y criaturas más bellasaún que los ángeles parecen, en un cuchillo, tener rostros de demonios. ... Cuando aún estás fragmentado e inseguro, ¿qué importa la índole de tus decisiones?” El jardín amurallado de la Verdad HAKIM SANAI (S.XII)