Superar la adicción a la perfección

La consciencia de sí mismo
29 mayo, 2017
Cómo ser Naturalmente Esbelt@
29 mayo, 2017
Show all

Superar la adicción a la perfección

Este trastorno no es más que un síntoma que esconde tras de sí cierto tipo de inseguridades o miedos como al fracaso, a fallar o a que le pillen a uno en falta. Por consiguiente, desde la perspectiva de la PNL, consideramos, que tal patología deben tratarse buscando las causas generadoras y no desde sus manifestaciones. Sabemos que el origen del perfeccionismo suele situarse en la infancia, en la que el niño fue sometido a estrictas normas morales, éticas o religiosas, que se internalizaron dando lugar a un sentimiento de culpa permanente si no era perfecto. Generalmente, la interiorización se produce definitivamente a partir de algún hecho traumático en el que el sujeto es doblegado y forzado a cumplir con las reglas impuestas.

Para resolver esta actitud y el estado de tensión permanente que la misma provoca, en PNL utilizados dos métodos, uno paliativo e inmediato, y otro generativo a largo plazo. El primero consiste en resolver el trauma que el sujeto arrastra desde la infancia con una técnica que ya hemos explicado en las páginas de esta revista. El segundo es mucho más completo y llega a la raíz del conflicto, claro está, que para ello el perfeccionista ha de estar dispuesto a cambiar su sistema de creencias y en consecuencia su forma de ser. Para ello, utilizaremos el metamodelo de preguntas que manejamos en PNL: ¿Qué ocurriría si cometieses algún error? Y a la respuesta que nos diese objetaríamos: ¿Qué de malo hay en ello? ¿Qué sería lo peor que te podría ocurrir? ¿No conoces a alguna persona que haya cometido errores y sea un genio? Y otras similares hasta que el sujeto se dé cuenta de que no sucedería absolutamente nada al equivocarse de vez en cuando, y que el hombre aprende de los errores; en ese momento comenzará un cambio profundo en su sistema de creencias, y consecuentemente dejaría de lada su excesiva exigencia de perfección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *